Publicidad personalizada, lleva a tu empresa hasta lo más alto

8 junio 2018
Comments 0

Etiquetas ,

Los regalos de empresa personalizados son detalles especiales que se ofrecen a clientes con los que hay un trato muy especial o con aquellos clientes potenciales que todavía no han efectuado una compra o contratación pero con los que se pretende estrechar relaciones.

Pero también pueden crearse con otros fines, como por ejemplo para obsequiar a empleados que se jubilan o que cumplen una serie de años con la empresa, como un reconocimiento a su trabajo.

En cualquier caso, el objetivo final de los regalos promocionales, es que funcionen como un comercial silencioso y vaya captando público objetivo allá por donde se muevan.

¿Cómo elegir los regalos promocionales que ofrecer?

Para responder la pregunta anterior deberás conocer los siguientes puntos:

– cómo son tus clientes

– qué necesitan

– dónde se relacionan entre ellos

Pongamos un ejemplo, ¿tus clientes son deportistas? Ofréceles algo que puedan usar al hacer su práctica y seguro que sus compañeros se fijarán en ese regalo tan útil. Habremos conseguido que público afín a nuestra marca se interese por ella y la empiece a conocer.

Los regalos deben ser acordes a la filosofía de tu empresa

Los regalos a clientes especiales y a los mejores proveedores se realizan para conseguir mejorar la imagen de la empresa y para afianzar los lazos con estas personas, que se sentirán valoradas y especiales al recibirlos. De su imagen depende la percepción que tengan sobre nuestra empresa, así que más nos vale comunicar aquello que va acorde con la filosofía de nuestra empresa. Si no, más que beneficioso, será contraproducente pues creará una imagen totalmente equivocada y contraria a lo que queremos comunicar.

Pero, para que funcionen realmente como un punto a favor de la empresa, deben de ser regalos elegantes, de cierta calidad y totalmente personalizados.

Pongamos un ejemplo: somos una empresa cuyos servicios son totalmente personalizados y adaptados al cliente. Para conseguir esto, ¿por qué no crear un packaging especial con el nombre de de la persona a quien se lo estamos entregando? Sólo así percibirán la sensación de ser único y especial que provoca un servicio así.

Que se sepa quién ha hecho el regalo, ¿o no?

Cuando se hacen regalos publicitarios baratos para los clientes lo normal es que lleven impreso el logo de la empresa, su nombre e incluso la dirección de la página Web. Es normal, ya que quién regala algo quiere que se sepa quién se lo ha regalado. Pero, ¿qué sucede cuando se hace un regalo caro y exclusivo?

Si se regala a un cliente o a un proveedor VIP algo exclusivo, como una botella de vino de buena calidad o de licor o un bolígrafo de calidad, ¿hay que dejar claro quién lo ha regalado? En el caso del vino, por ejemplo, se puede recurrir a un etiquetado exclusivo para la empresa. Esto se puede hacer cuando se compra un alto número de botellas, encargándolas con una etiqueta diferente y personal.

En el caso de un bolígrafo, una pequeña joya o un regalo similar, no cabe la posibilidad de que el nombre de la empresa figure en algún lugar. En los bolígrafos se podría optar por grabar el nombre en algún lugar discreto, pero no suele ser algo que guste a quién lo recibe.

Por eso, una opción discreta es recurrir a un packaging personalizado en el que sí figura el logotipo o el hombre de la empresa, aunque no lo haga en el producto propiamente dicho. Un detalle elegante que no compromete para nada el uso del regalo promocional y que sin embargo logrará clientes felices, satisfechos y, consecuentemente, opiniones positivas y recomendaciones de este cliente a quien hemos hecho sentir especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *