Cómo conseguir que tu propuesta sea la elegida entre todas - Top Directorio

30 noviembre 2019
Categoría
Negocios
Comments 0

Cuando nos proponemos presentar nuestro proyecto empresarial para postularnos a alguna de las diferentes ayudas a emprendedores que ofrecen las diferentes comunidades o inversores particulares nos asaltan las dudas.

¿Qué documentación deberemos incluir?, ¿Cual deberá ser la extensión adecuada de nuestra propuesta? Son cuestiones que a todo el mundo se plantea, ya que entre todas las propuestas que tengan solamente se elegirá una. 

Por lo tanto tenemos que intentar que nuestra propuesta sea la más atractiva de todas las que tengan encima de la mesa para que no acabe en la papelera.

¿Cómo conseguirlo?

En cuanto a las cuestiones formales lo mejor será que sigamos la técnica AIDA, Atención, Interés, Desarrollo y Acción. Si ponemos en práctica este paradigma de persuasión en textos escritos por lo menos habremos conseguido captar su atención y que nos recuerden.

Ten claros los objetivos, entre ellos a la hora de redactar deberemos minimizar al máximo la percepción de riesgo que puedan tener los inversores. Hay que tener en cuenta que los inversores van a poner su confianza y su dinero en nosotros, nadie arriesga tanto sin tener un mínimo de seguridad.

Demuestra también que tu proyecto tiene sentido en el mercado, demuestra que tu empresa es invertible. Tu proyecto deberá ser factible, viable y escalable, en otras palabras deberemos demostrar en el escrito que se trata de un proyecto que podemos llevar a cabo, que somos capaces de ello y que obtendremos beneficios.

¿Cual es el la extensión idónea?, ¿Hay alguna? Normalmente cuando nos  presentamos a alguna convocatoria de ayudas para emprendedores en las bases viene estipulado cuál es la extensión mínima que aceptan. 

Eso sí, tampoco llegar justos al límite o sobrepasarse por  cien páginas. Habrá que buscar la justa medida entre transmitir detalladamente toda la información y aburrir al personal. 

¿Cómo redactarlo?

Usa lenguaje siempre positivo para hablar de tu proyecto, lo más sencillo posible usando construcciones simples. Que los párrafos sean cortos y las frases no sobrepasen las quince palabras.

Si tienes que usar lenguaje técnico que este sea sencillo y simple, usa anotaciones a pie  de página con la explicación de aquellos más técnicos. En ocasiones por querer impresionar estamos sesgando a todos aquellos que no lo conocen.

¿Cuál es la  estructura que deberemos seguir?

Al igual que todos los libros tienen una estructura nuestra presentación de proyecto también tendrá que seguir un orden.

Empezaremos por presentarnos nosotros, quienes somos (o quién es la empresa), de dónde venimos y cuales son las motivaciones que nos impulsan a presentarnos a la ayuda para emprendedores.

Seguidamente expondremos la necesidad que hemos encontrado en el mercado  y cómo  vosotros y la empresa pretendéis cubrirlo. Aquí es dónde entrará en juego el producto que ha nacido del problema y la solución.

¿Qué es lo que más interesa a los inversores? El mercado que necesita de nuestro producto, nuestro objetivo será demostrar que el producto encaja en este mercado. En este puntoes importante detallar con exactitud quienes son los clientes potenciales, cuál es su volumen, su comportamiento…

Junto con los clientes estarán aquellos que compitan por su atención, la competencia. Aquí debes demostrar que has estudiado muy bien a tus competidores, que conoces cuales son sus fortalezas y sus debilidades. Y sobre todo con qué estrategia vas a posicionarte por encima de ellos en el mercado.

Después de los clientes, viene el dinero, cómo se gana dinero con tu idea y cuánto está dispuesto el mercado a pagar por ella. Para ello deberemos contar con una buena estrategia de márketing (los canales, el mensaje que vamos  a utilizar, etc).

En la parte final aparecerán las acciones que hemos emprendido hasta ahora, lo que nos ha costado y los resultados que tenemos. Aquí es donde explicaremos la estrategia de crecimiento que necesitamos y queremos poner en marcha para llegar a las proyecciones financieras.

Es justo en este momento cuando les decimos a nuestros inversores qué es lo que necesitamos de ellos, en el caso de las ayudas y subvenciones está claro, y a qué lo vamos a destinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *