Guisantes con jamón – Receta tradicional

PUBLICIDAD

Guisantes con jamón - Receta tradicional

guisantes con jamon. La primera receta que puse en el blog fue de guisantes con queso, si con queso, no tenia jamon y no me parecio buen sustituto jajajaja.

Así que desde hace 14 años todavía tengo que publicar una receta en términos de guisantes tradicionales con jamón y esta vez prometo que el queso no aparecerá por ningún lado 😉

La receta es súper fácil de hacer y súper deliciosa gracias a un toque final que aprendí de un libro. Ferran Adrià y eso hace que el sabor de este plato sea mucho más intenso.

¿Te animas a preparar estos guisantes en casa? Pues ya sabes… en la cocina!!

Ingredientes para 4 personas:

  • 800 gramos de guisantes (ver nota)
  • 175 – 200 gramos de jamón serrano en dados
  • 1 cebolla fresca pequeña (unos 200 gramos)
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • agua
  • sal
  • pimienta negro

RECETA DE GUISANTES CON JAMÓN:

  1. Si está usando guisantes congelados, me gusta verterlos en un colador y ponerlos bajo el agua corriente. De esta manera les quito el hielo que puedan tener, les quito los malos sabores que pueda haber en el agua congelada alrededor de los guisantes, y también los templa un poco para que luego se cocinen más fácilmente.
  2. Pon los guisantes en una cacerola con suficiente agua y añade una cucharada de sal (no te preocupes, los guisantes absorben muy poca agua y no se salarán).
  3. Coloca la cacerola a fuego medio-alto y cocina los guisantes hasta que estén tiernos (los congelados tardarán más y los frescos menos).
  4. Mientras se cocinan los guisantes, picar muy finamente la cebolla y el ajo. Colócalos en una cacerola grande que luego contenga todos los guisantes y vierte un buen chorrito de aceite de oliva. Dejar al fuego hasta que la cebolla esté muy blanda.
  5. Una vez que los guisantes estén tiernos, escúrrelos y reserva un vaso del agua de la cocción (puedes sustituir esta agua por un poco de jamón o caldo de pollo si lo deseas).
  6. Cuando la cebolla esté lista, añadimos el jamón picado, los guisantes y me gusta añadir una pizca de pimienta negra. Freír durante unos minutos.
  7. Coloque 4 cucharadas de jamón y guisantes en el tazón de un procesador de alimentos. Añadimos el vaso de agua de cocción de los guisantes que reservamos y mezclamos bien.
  8. Añadir este puré a los guisantes con jamón y mezclar bien. Cocine por unos minutos o hasta que la salsa esté tan cremosa como desee. A mí me gusta dejarlos pequeños y que todo el sabor que impregnan los guisantes se quede intacto, pero si prefieres que la salsa quede a la vista, sácala frente al fuego y listo.
  9. Todo lo que tienes que hacer es sal al gusto y agregar un poco más de sal y pimienta si es necesario. Y ya está… sal de la cocina y come!!!

ETAPAS:

  • Puedes usar guisantes congelados o frescos y si los estás sirviendo como plato principal, 200 gramos por persona es el mínimo. Si lo sirves como tapa, servirá a más personas con estas cantidades.

La forma más tradicional es agregar un poco de harina a la sartén para permitir que el caldo de cocinar los guisantes se espese y forme una salsa espesa, pero como vamos a machacar algunos de los guisantes, ya no necesitamos usar harina ya que los guisantes blandos espesará la salsa uniformemente.

Dado Ferran Adrià en su libro «La cocina familiar» que en el mundo profesional (restaurante) no se acostumbra moler tantos guisantes con jamón para que el plato sea rentable, pero en casa con las cantidades que os doy en la receta comprobaréis que el sabor es más rico. Ten en cuenta que cuando mueles, no solo estás moliendo los guisantes, también estás moliendo el jamón, la cebolla y el ajo, dándote un puré súper rico que luego se convertirá en la salsa para tus guisantes.

Como una cuestión de hecho, Adrián usa en tu receta caldo en lugar del agua de cocción y ofrece la opción de sustituirla por caldo de pollo, carne o verduras. Creo que todas son buenas opciones, pero como mencioné en el párrafo anterior, creo que el sabor que se logra con el puré es más que suficiente. Ojo con la sal a la hora de elegir un caldo. Un caldo de jamón, por ejemplo, suele ser bastante intenso y si en el resto del plato te pones demasiado salado, puede acabar quedando salado.

Una última cosa, si quieres que el plato sea más potente puedes hacerlo. dejar cuajar unos huevos en los guisantes antes de servir y verás que rico. Para ello, solo hay que abrir unos agujeros en los guisantes y poner en ellos los huevos con una pizca de sal y pimienta. Luego tapas la sartén con una tapa para que los huevos se endurezcan mejor y listo 😉

Si queréis probar otras recetas con guisantes, os invito a probar las alcachofas de la abuela con guisantes y habas, están riquísimas!!

Alcachofas con guisantes y habas

Espero que te haya gustado la receta. ¡Hola cocina!

Danos like en facebook

¿TE GUSTÓ? ¡¡COMPÁRTELO!!

TOP DIRECTORIO / Fuente

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

El BCE supone que los precios inmobiliarios caerán por la subida de los tipos hipotecarios

Lun Sep 19 , 2022
El Banco Central Europeo (BCE) está al comienzo de una fuerte subida de los tipos de interés, que ya han subido del 0% al 1,25% en dos meses. La presidenta de la institución, Christine Lagarde, ha dicho que necesitará entre tres y cinco reuniones más para completar esos aumentos. La […]
El BCE supone que los precios inmobiliarios caerán por la subida de los tipos hipotecarios
Copyright. Todos los derechos reservados Tema: Default Mag por ThemeInWP .