¿Es legal grabar las entrevistas de los empleados?

Las entrañas de una oficina pueden quedar expuestas alrededor de la máquina de café, como se reflejaba en la popular serie de televisión Camera Café de hace unos años, donde un grupo de trabajadores se reunía en el descanso para quejarse del jefe, cotillear o contar sus últimas incidencias. Sin embargo, a diferencia de la ficción, la autoridad de control del empleador para controlar el cumplimiento de los deberes de los empleados no es absoluta. Aunque la norma general es que se puedan grabar, la colocación de cámaras y micrófonos de vigilancia ha sido restringida tanto por los juzgados como por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Más concretamente, este mes el panel dictó una sentencia multando con 20.000 euros a un restaurante después de que cinco trabajadores denunciaran «el hallazgo de un sistema de grabación de audio escondido en un falso techo en el camerino». Aunque la empresa controvirtió los hechos y reconoció la supuesta colocación de cámaras y micrófonos en lugares distintos a las taquillas y los baños, la AEPD concluyó que el sistema era «desproporcionado».

Según el regulador, para que el tratamiento de imágenes por un sistema de videovigilancia se ajuste a la normativa vigente, «debe cumplirse la obligación de informar a los interesados», sin posibilidad de grabarlas «en espacios privados como camerinos». , casilleros o áreas de descanso de los trabajadores». Como explica el abogado Luis Aguilar, abogado laboralista del bufete de abogados Eversheds Sutherland, aunque la ley permite la mera colocación de un cartel sobre los informes de videovigilancia “cuando los trabajadores son sorprendidos cometiendo un acto ilegal. «Solo en casos excepcionales los tribunales permitieron las grabaciones sin ninguna información previa».

robo de casa

Tal sospecha persiguió a la Corte Suprema este verano, que validó algunas grabaciones que mostraban a una trabajadora doméstica intentando abrir una caja fuerte. Tras denunciar un robo de 30.000€ en la vivienda donde prestaba servicios, su empleador, sin avisarle, instaló una cámara dirigida al armario donde se escondía el sistema de seguridad. Observó las imágenes y observó cómo el limpiador intentaba en vano abrirlo. Tras esclarecer los hechos a la policía, los dejó en libertad.

Sin embargo, el Tribunal Supremo de Asturias dictaminó que la resolución del contrato era improcedente por no poder tenerse en cuenta las pruebas en vídeo. Una decisión anulada por el Tribunal Supremo, que cree que «la vigilancia encubierta tenía una seria justificación». En este caso, “era poco práctico colocar el dispositivo de información, ya que con toda probabilidad habría frustrado la posibilidad de demostrar el incumplimiento grave de las obligaciones del trabajador de las que había una sospecha razonable”, argumentan los jueces en la sentencia 692/ 2022.

Esto significa que el empleador puede “sólo excepcionalmente” abstenerse de colocar un cartel informativo. Por ejemplo, si, como en los procesos judiciales, se trata de «un sistema de videovigilancia instalado ad hoc en casos justificados de sospecha de infracción de la ley laboral», pero no si los sistemas de grabación son «permanentes». Además, la resolución tiene en cuenta que «desde el punto de vista de la protección de datos personales, el domicilio es un lugar especial y único», porque allí «su titular y quienes con él conviven ejercen derechos fundamentales de especial trascendencia y protección mejorada. “.

La grabación de sonidos es más restrictiva, ya que según la jurisprudencia de la Corte Constitucional, la grabación por parte del empleador de conversaciones entre empleados o entre estos y clientes no se justifica por la verificación del cumplimiento de sus funciones laborales. Esto implica que cualquier grabación de ruido en lugares distintos a las áreas de descanso, donde ya está prohibido, no puede considerarse legítimo fácilmente. Según explicó Carlos Piera, socio a cargo de derecho laboral de Toda & Nel-lo, la grabación de la voz implica una importante injerencia en el “derecho a la privacidad” de los empleados.

«Así que la mera conveniencia para la empresa no legitima simplemente la adaptación de audífonos». Si existen «otras formas menos agresivas de satisfacer los intereses de la empresa», estas deben utilizarse de acuerdo con las enseñanzas del Tribunal de Garantía. Y esto porque la grabación de sonidos permite “capturar comentarios privados, con total independencia de intereses comerciales”. Además, las grabaciones “pueden tener consecuencias negativas para los trabajadores, que se sienten obligados a realizar cualquier tipo de comentario personal creyendo que serán escuchados”.

Pero si, a pesar de todo, fueron despedidos por opiniones contrarias del jefe, la empresa o un compañero, la medida debería ser revocada por “violación del derecho a la libertad de expresión”, dice la pareja de Toda & Nelit. El límite es «difamación o insulto», porque entonces la empresa puede tomar «medidas disciplinarias».

En definitiva, y tal y como acaba de señalar la AEPD, los sistemas de videovigilancia “no pueden captar imágenes ni sonidos que comprometan la privacidad de los empleados”, lo que en todo caso da lugar a grabaciones desproporcionadas en espacios privados como vestuarios, taquillas o áreas de descanso de los empleados.

Detectives para examinar a las víctimas.

Ante posibles cancelaciones fraudulentas, en ocasiones las empresas recurren a detectives. La controversia a menudo gira en torno a la legalidad de las grabaciones realizadas fuera de la casa del empleado. Al respecto, el Tribunal Supremo de Canarias dictaminó este verano que aunque la casa goza de amparo constitucional, cuando se realizan reformas no se pueden asumir actividades íntimas por la naturaleza de la obra. Ante el supuesto juzgado, los jueces declararon el despido de un trabajador que fue sorprendido realizando labores de albañilería en su vivienda vacacional durante sus vacaciones.

Siga la información de las empresas en Gorjeo, Facebook o en nuestro boletín semanal.



TOP DIRECTORIO / Fuente

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Por qué la electrificación no acabará con el etanol, según un ejecutivo de biocombustibles

Sáb Sep 17 , 2022
NUEVA YORK – Un movimiento global de los gobiernos y los fabricantes de automóviles para impulsar la electrificación de los automóviles no significa que el etanol esté muerto como producto, según un ejecutivo de uno de los productores de biocombustibles más grandes del mundo. Más allá de la demanda que […]
Por qué la electrificación no acabará con el etanol, según un ejecutivo de biocombustibles
Copyright. Todos los derechos reservados Tema: Default Mag por ThemeInWP .