El escudo antiabuelo del gobierno está creando burbujas en el mercado

luces rojas. El anuncio de que el gobierno planea extender los controles de inversión en sectores estratégicos por dos años hasta 2024 hace estallar burbujas. Empresas, inversores, intermediarios financieros y despachos especializados en derecho mercantil critican la prórroga de una medida decidida en 2020 con el visto bueno de Bruselas para evitar que los grandes ladrones de inversiones diezmen áreas estratégicas de negocio afectadas por el impacto económico de la pandemia.

El simple anuncio duele como dicen que duelen los miembros amputados. Los controles de inversión -algo que también aplican países como Estados Unidos, Reino Unido o Australia- pueden enfriar la actividad de M&A (fusiones y adquisiciones) y disolver algunas expectativas de ganancias. Hace dos años se justificó el escudo porque era un momento delicado. La pandemia había hecho caer las capitalizaciones de mercado de empresas nacionales clave y el gobierno estaba tratando de apuntalar un mercado en dificultades, con la mitad de las empresas cotizadas valoradas por debajo de los 1000 millones de euros a principios de 2021.

Ahora la situación es diferente. La Bolsa ya no se encuentra en un escenario de pánico y las empresas han recuperado gran parte del terreno perdido. Tras un 2020 muy duro por la pandemia y un 2021 récord, los bancos y las energéticas son las empresas líderes en 2022. El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, intuyó el momento y se pronunció a favor de levantar las medidas de control de inversiones ya en enero pasado. Ahora la CNMV no se pronuncia sobre el anuncio de la ampliación del denominado «escudo antiabuelo». Pero el fuerte argumento de Buenaventura permanece: la apertura internacional, dijo, es «un valor en sí mismo» desde la perspectiva del mercado. Las empresas también se han puesto en contacto con el Ministerio de Economía para conocer su punto de vista, sin obtener respuesta.

Los empresarios están en la misma longitud de onda. Ven la situación con gran desconfianza. Fuentes de CEOE afirman que el control de las inversiones “no puede convertirse en una herramienta para introducir un mayor intervencionismo “de puerta trasera” en los mercados”. Algo que podría, entre otras cosas, crear una mala percepción de España en el exterior y frenar inversiones y proyectos». «La inversión extranjera directa -afirman las mismas fuentes- ha sido muy útil para financiar el déficit por cuenta corriente y, en general, a sectores como infraestructura”.

La ampliación del llamado «escudo antiabuelo» no solo mantendrá el poder de veto del Gobierno sobre las inversiones extranjeras en empresas estratégicas cotizadas en las que pretende superar el 10% del capital, así como en las no cotizadas, si los anuncios se cumplen la inversión supera los 500 millones de euros. También puede intervenir en la venta de divisiones de empresas que considere críticas para la economía. Otra palanca en un contexto incierto.

“Esta es una mala noticia. Malas noticias para el normal funcionamiento de los mercados”, subraya un portavoz de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC). “Como accionista estás en el mercado de capitales porque ahí hay unas reglas”. Todos entienden en algún momento que pueden sufrir ciertas restricciones, como en el caso de la pandemia. Pero afortunadamente este momento no tiene nada que ver con eso. No tiene sentido prolongar esta situación”.

Los Estados generalmente no se preparan «para la guerra», sino para una «guerra» específica. Control de inversiones destinado a defender sectores estratégicos en 2020: infraestructuras, tecnologías críticas, suministro de recursos energéticos o sectores con acceso a información sensible. Pero en el mercado se daban nombres y apellidos a las empresas “protegidas”, desde Telefónica hasta Naturgy, que pasaban por empresas con actividades de defensa como Indra, medios de comunicación o empresas de energías renovables.

En todo caso, la extensión del mecanismo de protección es un error, dice el jefe de análisis de GVC Gaesco Valores, Víctor Peiro. “No tiene mucho sentido a menos que sean empresas estratégicas como defensa o infraestructuras especiales, pero no Telefónica o los medios. En principio, ya está la regulación para fijar las reglas de las empresas reguladas, por lo que ya tienen que ajustarse a ciertos parámetros, independientemente de quién sea su dueño”.

Datos de la Subdirección General de Inversión Extranjera muestran que en 2021, el departamento recibió 231 consultas sobre la necesidad de solicitar permisos previos de inversión. Decidió 48. De ellos, 45 se tramitaron por el procedimiento ordinario (aprobado por el Consejo de Ministros) y tres por el simplificado (aprobado por la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones). En resumen, todas las operaciones fueron aprobadas, aunque seis de ellas involucraron medidas de mitigación de riesgos; 12,5% del total de operaciones presentadas. El caso más destacado fue el de Naturgy. El gobierno aprobó la entrada del grupo australiano IFM en la empresa, pero con condiciones obligatorias por cinco años. Tanto Naturgy como Telefónica se han negado a comentar sobre la expansión de los controles de inversión.

“El mecanismo de control de inversiones extranjeras no es nuevo ni es un invento español, se deriva del Reglamento UE 2019/452 del Parlamento Europeo y del Consejo. Pero es cierto que la normativa española va un poco más allá, lo que puede frenar a determinados inversores”, explica Carmen Mulet, responsable del Departamento de Regulatory de KPMG Abogados. Los elementos disuasorios son la dificultad de determinar si una operación está sujeta a autorización en función del objeto o del inversor y la burocracia que requiere el trámite: la información que hay que aportar, los plazos que tramita la administración (tres meses como máximo). -casos) y la sensación negativa de silencio después de seis meses. Lo que importa, resume un alto funcionario de un importante banco de inversión, es cómo se aplica el mecanismo de control y cuánto se tarda en decidir sobre su aplicación. El riesgo está en la incertidumbre.

Aparentemente «no hay prohibición (de inversión)», dice Guillermo Guerra, socio comercial de la firma Acebo y Pombo, «pero someter un 10 o 15 por ciento de inversión en una empresa a un trámite ministerial que a veces demora meses, esto tiene que ver con ha llevado a la suspensión de varias de nuestras operaciones en 2021 y 2022, precisamente por la incertidumbre de tiempo que trae este tipo de restricciones. En este punto es muy dudoso que haya una justificación (para el control de inversiones). Las circunstancias que llevaron a lo anterior han desaparecido”, concluye. En resumen, los críticos ven que las empresas españolas verán limitadas sus opciones de financiación vía bolsa en los próximos dos años. Y eso aunque los mercados se han estabilizado.

Obviamente el gobierno no piensa lo mismo. Los miles de millones en inversiones anunciadas por Volkswagen y Maersk respaldan su posición. Pero es difícil votar. Como explica César Sánchez Grande, analista de Renta 4, «no se puede valorar todo el impacto de las medidas porque, aunque el escudo es un tema formal, no sabemos a cuántos casos afecta». proteger.

LA TIERRA de la mañana

Despierta con el análisis de la jornada de Berna González Harbour

CONSÍGUELO

TOP DIRECTORIO / Fuente

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Comienza limpiando tu piel con un limpiador suave.

Lun Dic 26 , 2022
Comienza limpiando tu piel con un limpiador suave. Una rutina de cuidado de la piel adecuada es esencial para mantener su piel sana y brillante. Comience su rutina limpiando su piel con un limpiador suave. Asegúrate de usar agua tibia y un limpiador suave y no abrasivo que no despoje […]
Consejos profesionales: Edición del Día del Trabajo
Copyright. Todos los derechos reservados Tema: Default Mag por ThemeInWP .