El banco acumula un colchón de 66.000 millones para reducir su carga fiscal

El Gobierno, los bancos y las empresas energéticas siguen obligados por los nuevos impuestos especiales con los que el Estado quiere recaudar 7.000 millones de euros en dos años. El ejecutivo quiere que hagan más para ayudar a manejar la política antiinflacionaria. Y está pidiendo ayuda a los dos sectores para tratar de suavizar el golpe. En medio de la disputa, la factura fiscal de estas empresas ha vuelto a la palestra por la diferencia entre el tipo impositivo que se les aplica y el tipo impositivo efectivamente pagado. Esa brecha se explica en gran parte por los activos de impuestos diferidos que las corporaciones utilizan para deducir parte de sus pagos de impuestos: al cierre de 2021, los grupos financieros y energéticos de Capricornio sumaron cerca de $80.000 millones. Solo los bancos suman 60.800 millones, 4.600 millones menos que en 2017. Y cuando se suma la cantidad de la otra cotizada (Unicaja), el sector acumula 65.600 millones para reducir su carga fiscal.

En definitiva, estos activos son pérdidas contables, o deterioros, que las empresas no pudieron deducir en sus pagos a Hacienda en su momento y que el Gobierno les permite pagar menos impuestos de sociedades en ejercicios posteriores. Estas empresas dan de baja los créditos fiscales como un activo en sus balances.

Más información

Estos instrumentos, conocidos en inglés como DBA, en gran parte tienen su origen en la era de la burbuja inmobiliaria. Como resultado, los bancos han tenido que ajustar drásticamente la valoración de los activos y préstamos que cancelan en sus libros. No obstante, existen también otros deterioros que resultan, por ejemplo, de reestructuraciones de personal, pagos de pensiones o provisiones para cubrir riesgos de impago.

Lo anterior es el caso típico de los activos por impuestos diferidos, los cuales no deben confundirse con otros créditos que pueden surgir cuando una empresa sufre una pérdida contable en un ejercicio que puede ser compensada con utilidades futuras. “La realización de pérdidas en la medida en que sean fiscalmente deducibles (base imponible negativa) también podrá dar lugar al reconocimiento de un crédito fiscal siempre que la empresa pueda generar beneficios con los que compensar las referidas pérdidas en los próximos ejercicios”, explica Arturo Morando, Socio Fiscal en el Sector Financiero de KPMG Abogados.

Así es como las grandes empresas españolas, especialmente los bancos, disponen de miles de millones en una especie de cheque con el que se descuentan el pago de impuestos. Entre las 35 sociedades que componen el Capricornio sumaban 97.309,86 millones de euros a cierre de 2021, según los informes financieros que remiten a la CNMV. Si a estas firmas se suma el número del otro banco español cotizado -los 4.767 millones de Unicaja- la cantidad supera los 100.000 millones. Por sectores, los dos mayores propietarios son los bancos (65.599,41 millones si se incluye en la cuenta a la malagueña) y las energéticas del selectivo español (14.628,14 millones). Exactamente las dos actividades a las que apunta el ejecutivo con los nuevos impuestos especiales.

Mientras tanto, el ministerio, que encabeza María Jesús Montero, asegura que actualmente no trabaja en endurecer las condiciones para usar los DTA para que las empresas paguen más impuestos. Incluso la letra pequeña para aprovechar estos créditos fiscales hace que sean muy difíciles de liquidar, de ahí el atraso que existe y las empresas no pueden disponer de las enormes sumas acumuladas. Entre las condiciones destaca que sólo podrán utilizarse para reducir el 25% de la carga fiscal de las grandes empresas (las que más tienen). Además, hay unos 30 mil millones garantizados por el Estado para que los bancos puedan utilizarlos para fortalecer su capital. A cambio de esta garantía, las empresas pagan un 1,5% anual, evitando que Bruselas lo considere ayuda estatal. En el caso de estos préstamos garantizados, las empresas también podrían disponerlos y convertirlos en efectivo si hubiera pérdidas o la empresa entrara en liquidación, como sucedió con Banco Popular tras su absorción por Santander. “El monto acumulado es la cicatriz que queda de la crisis pasada y de una ventaja que no se ha recuperado en los años siguientes”, dice Francisco de la Torre, inspector financiero y autor del libro Hacienda Somos Todos, en el que cuenta la historia de cómo surgieron estos activos imponibles y su uso.

veto del gobierno

El tipo provisional del impuesto bancario y energético, que entró en trámite parlamentario la semana pasada, no se deducirá del impuesto de sociedades, tal y como proponen los grupos PSOE y Unidas Podemos. Esto significa que no pueden usar esos activos de impuestos diferidos para hacer parte del pago, una decisión que no fue bien recibida. “La propuesta no justifica este tratamiento único, que responde a la pura finalidad recaudatoria de la medida”, alegan fuentes financieras.

Con las energéticas, el asunto puede tomar una solución provisional tras la propuesta de Bruselas de un impuesto uniforme para el Viejo Continente. En la práctica, esto significa que España ajusta su impuesto a las cifras comunitarias cuando la Unión aprueba el suyo propio. En el caso de que se introduzca el impuesto de la Comisión, se mitigará el impacto sobre las empresas en España: se aplicará solo a las empresas de petróleo y gas, durante un período de tiempo más corto y exclusivamente sobre el beneficio adicional (no sobre la renta, como se propone). por el Ejecutivo).

No ocurre lo mismo con la banca, ya que actualmente no existe una propuesta de impuesto especial en Europa. En este sector, el debate político gira en torno a un puñado de fechas. Por un lado están los impuestos que ya pagan. Y por otro lado, las deducciones que les son de aplicación. “Los bancos pagan más impuestos que otros sectores: el tipo impositivo efectivo medio es del 24,77%, frente al 21,31% de media de las sociedades anónimas”, recuerdan fuentes financieras. Eso significa que pagan impuestos ligeramente por encima del promedio, pero eso también se debe a que tienen una tasa nominal más alta que las demás (30%, como las compañías petroleras, que se hizo para que los bancos no lo hicieran). Pérdida de capital por reducción de este DTA).

Estos valores se reflejan en las estadísticas de Hacienda, pero también en la tasa efectiva de prestaciones. Algunas facciones se apegan a esta cifra para criticar los impuestos que pagan los bancos: el sector paga solo el 3,96 % de sus ganancias, en comparación con un promedio del 9,09 %. Fuentes financieras aseguran que este desfase se debe a los beneficios obtenidos en el exterior, así como a las exenciones, bonificaciones y deducciones permitidas, principalmente créditos fiscales. De la Torre, por otro lado, no cree que las actividades extranjeras justifiquen tal brecha: “Las ganancias extranjeras se acumulan más o menos para todas las grandes empresas de Capricornio. La gran diferencia para que los bancos paguen menos es el DTA”.

Asimismo, el sector lleva meses intentando influir en el resto de impuestos que debe soportar además del impuesto de sociedades. “El banco tiene impuestos específicos sobre los depósitos y sobre los actos jurídicos documentados que gravan la emisión de hipotecas”, añaden fuentes financieras. Pese a ello, el Gobierno parece poco dispuesto a ceder: entiende que es uno de los ganadores de esta crisis, ya que no está tan afectado por la inflación como los demás, y que cuenta con el impulso de las subidas de tipos de interés. Una década después, los créditos fiscales adquiridos durante la crisis inmobiliaria vuelven a estar en el centro del debate.

leer sin limites

TOP DIRECTORIO / Fuente

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Vietnam Agosto de 2022: el mercado crece un 180,5 % debido al volumen débil del año anterior, Mitsubishi Xpander n.° 1, Hyundai Creta al n.° 4

Mié Sep 21 , 2022
El Hyundai Creta rompió su récord de volumen de Vietnam en agosto. Según datos compartidos por VAMA, las ventas de vehículos nuevos en Vietnam aumentaron un 247,2% interanual en agosto hasta las 30.846 unidades en un volumen particularmente débil en agosto de 2022 (-57%) afectado por el Covid-19. El volumen […]
LITERATURA CENTROAMERICANA - Madrid acoge la segunda edición anual del festival literario Centroamérica Cuenta
Copyright. Todos los derechos reservados Tema: Default Mag por ThemeInWP .