Deforestación, consecuencia del cultivo de coca en Guaviare, Colombia

Laia Mataix Gómez.- El Retorno (Colombia).- (EFEverde).- Cuando tenía 9 años, el padre de Felipe Henao le regaló una hectárea de tierra en el departamento colombiano del Guaviare y sus primeras semillas de coca para iniciar su «negocio» . con su abuelo, pero el joven nunca se dedicó a esta hoja y se convirtió en un activista ambiental.

«Justo cuando estábamos a punto de empezar a cosechar, nos echaron humo», recuerda en una entrevista con Efe.

deforestación y cultivo de coca

Un hombre observa una cosecha de coca en medio de un área deforestada en El Retorno, departamento de Guaviare, Colombia. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

Su historia es la de la mayoría de guaviareños que, en algún momento de su vida, sembraron coca, o «rasparon» las hojas de la zarza, en un apartado departamento, donde estas plantas fueron uno de los motores económicos de la coca durante la duros años del conflicto armado colombiano. La tierra era abundante para «arrancar» árboles y los rendimientos económicos eran altos.

En el caso de Pedro Mosquera, conocido como «Tita», Koka le costó una pierna cuando fue asesinado a tiros por el ejército mientras asistía a una protesta de campesinos que defendían sus cultivos y medios de vida del exterminio forzado.

«El ejército arrancó la coca, por eso los detuvimos», dijo a Efe «Tita» en una investigación en colaboración con la Iniciativa Forestal liderada por la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS) y la embajada de Noruega en apoyo a las embajadas del Reino Unido. y la Unión Europea, así como Andes Amazon Fund y Rewild.

La coca «era bastante normal», continúa Felipe, cuyos padres eran agricultores pero cambiaron su destino para convertirse en un defensor de la naturaleza, los bosques y los animales de su región, lo que le valió amenazas de las FARC porque en su comunidad era un bastión de la guerrilla, la coca abundaba. y sus agravios lo hicieron visible.

invasión de áreas protegidas

Cultivo de coca en un área deforestada en El Retorno, departamento de Guaviare (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

La rentabilidad de la coca hizo que el cultivo de la hoja se extendiera por toda la selva amazónica. incluso dentro de los parques naturales nacionalesÁreas protegidas donde ha habido disputas entre agricultores y el gobierno pidiéndoles que se retiren de esas áreas.

En la Reserva Nacional Natural Nukak, una delgada línea de selva esconde los cultivos de coca de los campesinos de las zonas más apartadas del municipio de El Retorno, quienes siguen ganándose la vida vendiendo la base de coca a terceros que se encargan de producir la cocaína que exportan a Estados Unidos ya Europa.

Las autoridades colombianas aseguran que son las propias disidencias de las FARC las que trafican y trafican con esta droga, aunque un comandante del Primer Frente Efe dice que ellos no tienen nada que ver con el negocio y solo de narcotraficantes que quieren sacar la base, insertar un gravamen fiscal.

En todo caso, el cultivo de coca implica armas, violencia y amenazas.

La coca siempre ha ido de la mano con el “arrancamiento” de la selva en el Guaviare, tanto para sembrar cultivos como para construir caminos ilegales para extraer la pasta base. De hecho, una de las principales vías del departamento que conecta al municipio de Calamar con el de Miraflores está cerrada por ilegal; primero se usaba para la coca y ahora para arrear las vacas en medio de un anillo de deforestación.

Pero la coca también pone en peligro la vida de las personas que la cultivan y el ecosistema de la selva.

“Como no tenemos poder, no tenemos nada”, lamenta “Tita”, quien asegura que deben vivir “humillados” por el Estado y los poderes ilegales, sometidos a una vida que, en su caso, los obliga a aprender de nuevo, con una miembro menos para vivir.

Ahora “Tita” necesita la ayuda de trabajadores o de su hijo para salir adelante con su finca donde principalmente cría ganado.

Proyectos de cultivos alternativos

Con el acuerdo de paz firmado con las FARC en noviembre de 2016, los campesinos dedicados a la coca vieron la esperanza de una reconversión al cultivo legal con la promesa de una nueva vida si aprovechaban los programas gubernamentales.

“El programa consistió en conectar a la familia a partir de cuatro componentes: asistencia alimentaria inmediata, que consistió en la entrega de 12 millones de pesos (unos $2.800 hoy) a la familia durante un año, seguridad alimentaria, asistencia técnica para la formulación de proyectos productivos y proyectos”, explica a Efe Fidel Navarro Gutiérrez, responsable del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) en el Guaviare.

En Guaviare participaron de este programa 7.200 familias. “Cuando empezamos había unas 6.800 hectáreas de coca, todavía faltan por sembrar unas 3.227 hectáreas, que están controladas por disidencias y otros grupos al margen de la ley que no permitieron que las familias participaran en el programa en ese momento”. él añade.

Pero existe «un desfase entre lo planificado y lo finalmente ejecutado» ya que existe un retraso en la ejecución de los proyectos productivos de más o menos dos años y medio, por lo que las familias reclaman el incumplimiento de lo pactado. .

La yuca, la piña, el chontaduro y el maracuyá fueron algunos de los nuevos cultivos adoptados por los agricultores cuando abandonaron la coca, pero rápidamente descubrieron que no eran tan rentables y hasta costosos: los chontaduros se caían al suelo de todos modos y se recolectaban para comercializarlos como remoción. de las fincas es muy caro.

La coca, un arbusto común que no se caracteriza por el exotismo ni la extravagancia, se ha impuesto a la riqueza natural de la selva, donde desde el cielo se ven las cosechas que durante años fueron el alimento de los campesinos, pero que fueron acompañadas de una violencia que aún rodea su vida hoy. EFEverde

Sigue a EFVerde en Twitter



TOP DIRECTORIO / Fuente

Top Directorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

El tope de gasto del Barcelona aumentó en 800 millones de euros después de que LaLiga adopta el apalancamiento

Vie Sep 9 , 2022
El Barcelona ha aumentado su límite de gastos de La Liga a 656,5 millones de euros mientras buscan arreglar sus finanzas este verano. El club del Camp Nou utilizó una serie de «palancas económicas» durante la ventana de fichajes para firmar nuevos fichajes a pesar del tope salarial de la […]
El tope de gasto del Barcelona aumentó en 800 millones de euros después de que LaLiga adopta el apalancamiento
Copyright. Todos los derechos reservados Tema: Default Mag por ThemeInWP .