Crema de calabaza y frijoles

A riesgo de que todas las adoradoras de la calabaza me hagan vudú, no soy muy fan de su textura y tampoco parece que me entusiasme su sabor, pero cuando lo combinas bien, como en esta suave crema de calabaza con riñón frijoles, sí ofrece un fondo dulce y una textura suave muy agradable además de un mar de hermosos colores. Preparar cremas de legumbres junto con otros ingredientes que puedan disimular su sabor es una forma súper práctica de pasárselas a todos aquellos que no son grandes amantes de este ingrediente vitamínico y súper mineralizante, y de hacerlas más fáciles de digerir ya que les habrá aplastado la piel.

Una crema templada de legumbres y verduras te gustará en cualquier noche tonta, mucho más si puedes hacerla en cierta cantidad y congelar un poco. Un brebaje comodín de esos que te hemos comentado cientos de veces que puedes alegrar fácilmente con unos simples picatostes de pan duro, tostados a la plancha o en la sartén en un abrir y cerrar de ojos, o si quieres añadirle algo desde lo exótico a lo la insipidez de la vida, también con un dukkah, esa mezcla de especias egipcias de la que os hablamos. Si le falta algo de grasa, dore unos cuantos cubos de tocino en la sartén sin la grasa extra y agréguelos al servir.

dificultad

ninguno.

ingredientes

para 6 personas

  • 300 g de calabaza de maní
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 diente de ajo
  • 500 g de alubias blancas cocidas (peso escurrido)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • sal
  • Pipas de calabaza al gusto o 50g de panceta salada

preparación

  1. Coloca la calabaza en trozos grandes en una cacerola, agrega la cebolla envuelta en papel aluminio y asa ambas verduras en el horno a 200°C por lo menos 45 minutos o hasta que ambas verduras estén muy suaves y ligeramente doradas. Si prefieres no usar el horno, fríe la cebolla rebanada en un poco de aceite de oliva hasta que esté suave y transparente y cuece la calabaza tapada en el microondas.

  2. Si la calabaza y la cebolla se pueden tocar, pélelas.

  3. Pelar las zanahorias y cocerlas en un cazo al fuego con agua o en el microondas hasta que estén blandas.

  4. Pelar el diente de ajo y saltearlo muy brevemente en un poco de aceite de oliva hasta que pierda su sabor crudo.

  5. Coloque la calabaza, la cebolla, las zanahorias con su líquido de cocción, el ajo con su aceite y los frijoles cocidos en una licuadora o robot y mezcle hasta que quede suave. Si está demasiado espeso, agregue agua hasta que lo pruebe. A la sal.

  6. Si desea servir la crema con el tocino, córtela en dados y colóquela en una sartén a fuego alto hasta que se dore.

  7. Sirva la crema caliente y sirva con las semillas de calabaza o el tocino (o ambos).

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con el hashtag #RecetasComidista. Y si sale mal, reclama al Defensor del Cocinero enviando un correo electrónico a defensoracomidista@gmail.com.

TOP DIRECTORIO / Fuente

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Vuelo increíble y de impacto vital.

Mar Ene 24 , 2023
Pero para mí, cualquier momento en el que un bailarín salta, es increíble. Un vuelo de elegancia, de belleza, una forma grabada o creada en el espacio, donde el cuerpo hace a la perfección aquello para lo que ha sido entrenado a través de incontables horas y años de práctica. […]
Vuelo increíble y de impacto vital.
Copyright. Todos los derechos reservados Tema: Default Mag por ThemeInWP .