Compañero silencioso

Publicado el 1 de septiembre de 2022

Daniel Pratt2 Foto por Chris Mann

Me encontré por primera vez con una copia de tiempos de baile, apropiadamente, en un estudio de baile. Mi primera profesora de ballet guardaba una caja de copias antiguas en la parte trasera de su estudio y los niños que aprendían sus primeros pasos usaban las revistas como accesorios durante los pequeños bailes en los que estábamos moldeando nuestros cuerpos. Recuerdo que me tomó muchas semanas armarme de valor para pedir que me llevaran una copia a casa, solo para pedirla prestada y poder preguntarme en privado.

Lo que vi en la revista me engañó. Los dioses y diosas enguirnaldados en las páginas de la revista bailaban pasos y hacían hermosas formas que eran diferentes a todo lo que intentaba en mis lecciones semanales después de la escuela. Quería parecerme a ellos. Entonces de esta manera, tiempos de baile ocupaba un lugar indescriptiblemente especial en mi corazón. Sin darme cuenta, la presencia de la revista echó leña al fuego que me dio la carrera vital que tengo.

tiempos de baile me apoyó en momentos en que pensé que dejaría de bailar. Bastante literal. Pasé un tiempo terrible en mi año de posgrado en la Escuela Central de Ballet, lidiando con lesiones en las espinillas que simplemente no podía quitarme de encima. Patricia Linton, una de mis ex maestras, conocía a Jonathan Gray (también fue uno de sus muchos ex alumnos) y me sugirió que escribiera sobre mi experiencia. Su introducción condujo a la publicación de mi primer trabajo en tiempos de baile. Como con tantas cosas en la vida de cualquier persona, no me di cuenta del momento trascendental que resultaría ser. Verbalizar mis sentimientos y cuestionar mi experiencia de la danza, o la experiencia de bailar, mantuvo viva mi imaginación, alimentó mi pasión y mi compromiso con este maravilloso mundo.

En esta edad preprofesional, la revista me mostró dónde estaba mi formación en el contexto del resto del mundo de la danza. Sus reseñas literalmente abrieron mis horizontes mucho más allá de la casa del sur de Londres en la que crecí. Escritores como Jack Anderson, Zoe Anderson, Paul Arrowsmith, Gerald Dowler, Jonathan Gray, Alistair Macaulay, Barbara Newman y Lee Witchall me enseñaron a ver la danza. Tengo la suerte de tener algunos de estos nombres como amigos ahora. De estos pensadores, aprendí a comprender que la danza significa infinitas cosas para innumerables personas, y hay espacio para estas diferentes perspectivas.

Por supuesto, tiempos de baile me introdujo a la inteligencia y el ingenio de Clement Crisp y al ingenio de Mary Clarke. Incluso conocí a Mary una vez cuando estaba visitando a John en las antiguas oficinas de la revista en Clerkenwell. En mi vida como bailarina, a menudo recuerdo un comentario que la coreógrafa Bronislava Nijinsky le hizo a Frederick Ashton en la época en que se montaba el Royal Ballet. La boda por primera vez en la década de 1960. Ella le dijo: «Eres un eslabón en la cadena», la siguiente repetición de las ideas anteriores. Estar presente en las mismas páginas que los escritores de tiempos de baile me ofrece un poco de esa perspectiva. Todo lo que tenemos es lo que podemos transmitir al futuro, a personas que nunca veremos; personas que nunca conoceremos. Bailar y escribir sobre ello son formas satisfactorias de materializar estos sentimientos.

Simplemente pon, tiempos de baile fue el maestro más maravilloso. Tanto más apropiado que me encontré por primera vez con la revista como aspirante a bailarina. Recuerdo una Navidad cuando me mencionaron en una reseña durante mis primeras apariciones profesionales e incluso llegué a la portada de la revista cuando el mundo se detuvo al comienzo de la pandemia de coronavirus. Ambos fueron momentos memorables que llevaré conmigo para siempre.

Siempre es doloroso pensar en el final. La bailarina Wendy Whelan ha llamado a la danza su «pareja silenciosa» a lo largo de su carrera y, de muchas maneras, tiempos de baile era nuestro Durante más de un siglo, la revista ha observado, registrado, alentado y apoyado en silencio nuestra industria, nuestra forma de vida. Todo lo que podemos hacer es esperar que tal vez esto no sea una última llamada a escena, sino el final de un acto. tiempos de baile puede estar con nosotros de diferentes maneras en diferentes momentos. Por ahora, estoy agradecido por la belleza y la inteligencia que siempre han sido el estándar inquebrantable de la revista.

daniel pratt

Daniel Pratt nació en el sur de Londres y se formó con Janie Harris y Stella Farrance. Asistió al Programa de Asociados de la Royal Ballet School y luego a la Central School of Ballet. Es bailarín del Sarasota Ballet y ha escrito varios artículos para Dancing Times.

TOP DIRECTORIO / Fuente

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Los vendedores de Etsy están formando oficialmente un gremio para proteger a los comerciantes

Jue Sep 1 , 2022
En abril, miles de vendedores de Etsy se declararon en huelga para protestar por las políticas de la empresa que dificultan que los propietarios de pequeñas empresas obtengan ganancias. Ese fue el comienzo de la organización contra la plataforma. Los comerciantes ahora han formado el gremio de vendedores independientesuna organización […]
Los vendedores de Etsy están formando oficialmente un gremio para proteger a los comerciantes
Copyright. Todos los derechos reservados Tema: Default Mag por ThemeInWP .