Lo malo de los recuerdos es que solo pueden ser mentiras. Lo bueno es que convierten la mentira en un acto de honestidad. pensó algo así gabriel albiac cuando secuestraron a los suyos, lo cuenta, y le exigieron al editor que no comprometiera con otra casa aquellos en los que […]