Una danza milenaria ligada a las mujeres - Top Directorio

1 diciembre 2019
Categoría
Deportes
Comments 0

Etiquetas , ,

La danza del vientre, danza Egipcia o danza oriental  se trata de uno de los bailes más antiguos que conocemos. Es una danza  milenaria en la cual son  conocidos sus beneficios terapéuticos y espirituales, estas clases de baile son de las que nunca pasan de moda en las escuelas de baile.

No solamente nos potencia nuestro lado femenino sino que refuerza nuestra autoestima, desbloquea tensiones y emociones y además es un sistema de lo más efectivo  de conciencia  corporal.

Si nos remontamos a hace unos miles de años la idea de elevar plegarias bailando no nos resulta tan descabellada. Era una forma de entrar en conexión con nuestra parte sagrada, en la cual conviven juntos el deseo, el afecto, la espiritualidad y el erotismo.

Todas las mujeres que lo han probado cuentan que a través de los movimientos de sus caderas entran en contacto con la  naturaleza, esa parte que muchos seres humanos han cambiado por el asfalto.

Con los pies descalzos para estar en permanente contacto con la tierra donde habitamos y con los movimientos pasamos a formar parte de una comunidad de mujeres  que ha bailado esta danza miles de años antes es imposible no pensar en una conexión mística.

Todas esas mujeres que a lo largo de todos esos siglos han encontrado alegría y consuelo, juego y oficio y ejercicio y oración en los mismos  movimientos y en el mismo ritmo. La danza que nos ha llegado hoy en día es una evolución de uno de los bailes más antiguos del mundo.

¿Cuales son los beneficios que nos aportará practicar esta danza?

Notaremos sobre todo  que nuestro suelo pélvico mejora. Este es un conjunto de músculos que sirve de cierre de la cavidad abdominal a modo de puente colgante. Sirve para mantener todos los órganos pélvicos en su sitio.

Este suelo pélvico se puede  ver afectado por ejemplo  por el  exceso de peso, el embarazo, los partos vaginales, el estreñimiento o la menopausia, debilitándose y provocando pérdidas de orina, relaciones sexuales dolorosas o prolapsos.  

La danza del vientre sirve justamente para reforzar esta zona. 

1. Refuerza el vientre trabajando la musculatura y la flexibilidad de todo el cuerpo, pero especialmente la zona abdominal, pélvica y la zona lumbar.

2. Corrige nuestra postura corporal, gracias a la  danza del vientre somos capaces de tomar conciencia de nuestro cuerpo y de la postura que tomamos en cada momento de nuestro día a día. Así, aunque en las clases nos recuerden estar en la mejor posición, al ser más autoconscientes de ello también cuando no estamos en las clases nos beneficiará enormemente.

3. Mejora nuestra digestión diaria, reduce los  dolores menstruales y ayuda a combatir dolencias como el estreñimiento.

4. Al tratarse de clases de baile mejoraremos nuestra forma corporal, en esta disciplina podremos quemar alrededor de unas 300 calorías en una hora, reforzaremos nuestro equilibrio y el sistema cardiovascular.

5. Previene la temprana aparición de artrosis y retrasa su evolución ya que este baile favorece mucho el movimiento de las articulaciones.

6. Mejoramos nuestra autoestima, al ayudarnos a conectar con nosotros mismos y vernos sensuales en el espejo bailando potenciaremos nuestro autoconcepto. Además de poder  hacer nuevas amistades en la escuela de baile.

7. Expertos han indicado que asistir a clases de danza del vientre ayuda a combatir  ciertas disfunciones sexuales que guardan relación con el  suelo pélvico, situaciones de relaciones sexuales dolorosas (dispareunia), vaginismo o anorgasmia.

8. Hace que durante las clases no exista el mundo más  allá del baile. Tendremos que estar concentrados en los pasos, en seguir la música, estaremos liberando endorfinas a nuestro organismo que nos harán sentir bien… y cuando salgamos seremos una persona totalmente renovada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *