Control de plagas en hoteles, adiós a huéspedes indeseados

15 junio 2016
Comments 0

Etiquetas ,

Los hoteles son uno de esos lugares en los que las plagas tienden a proliferar. La principal razón de esta realidad, es que en este tipo de negocios, todos los ambientes donde tienden a instalarse los insectos y restos de animales indeseables, están mucho más magnificado. Por ejemplo, en los hoteles tiende a existir por lo menos una cocina grande, muchos cuentan con servicio de lavandería, la multitud de cuartos y el servicio a la habitación, invita a las cucarachas y otros animales rastreros a instalarse entre sus paredes, ni hablar si el piso esta alfombrado. Todas estas son razones de peso, para mantenerse alerta y contratar un servicio de control de plagas.

¿Cómo llevar acabo el control de plaga en mi hotel?

Lo primero que debe hacer es localizar el mejor proveedor de control de plagas que exista en su localidad, para ello lo más fácil es dirigirse a un buscador de internet y colocar, algo así como “control de plagas en Alicante”. Posiblemente se le desplegará una diversidad de sugerencias, léalas todas o busque opiniones en la web antes de contratar.

Cuando por fin se haya decidido por alguna, llámenles y procure que cumplan con los siguientes pasos claves al momento de ayudarle a solucionar su problema.

  1. Evaluación del lugar: Cada tipo de plaga, así como cada área a tratar, va a necesitar un tipo de tratamiento muy diferente. Por lo menos, en la cocina no es recomendable utilizar productos en forma de gas o rociador líquido, porque puede contaminar la zona y ocasionar intoxicaciones a los comensales. Por otra parte utilizar geles de colores oscuros en las habitaciones da una muy mala impresión e invita a los residentes a querer irse pronto del lugar. Además que no es lo mismo intentar acabar una plaga de ratas, que una de termitas y todo esto lo debe contemplar la empresa especialista.
  2. Diseñar el plan de fumigación: Una vez se ha identificado los diferentes grupos de plagas y las zonas donde hacen vida. Lo segundo es establecer un cronograma de fumigación. Para ello se le aconseja contemplar los periodos de temporada baja. Porque en realidad lo último que se desea es tener pérdidas. También debe estipularse si todas las zonas serán fumigadas a la vez o se realizará el tratamiento por parte, todo esto según el nivel de toxicidad de los productos y la extensión de las zonas a tratar.
  3. Informe final y cronograma de control: La empresa deberá llevar un control de la situación por un determinado período que le informará una vez realizada la evaluación previa. De esta manera usted quedará más tranquilo y la compañía comprobará la efectividad del tratamiento. Pero lo verdaderamente importante viene a posterior. La empresa deberá ofrecerle un cronograma de control, que como mínimo debe indicar una fumigación anual, pero si vive cerca de una reserva natural o un lugar donde abunde un determinado tipo de insecto, las fumigaciones se realizarán varias veces al año, para evitar cualquier incomodidad a los huéspedes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *